logo_quasar
icono_email
Artículos

Videojuegos educativos (II) Matemáticas

Jose Corpa

13.05.2021

Continuamos con la serie de artículos sobre videojuegos con capacidad para transmitir conocimiento, tras la entrada de la semana anterior sobre filosofía. En esta ocasión, vamos a hablar sobre videojuegos de matemáticas, y su capacidad para ayudar a comprender las ciencias puras.

Entrenando el cerebro

Es probable que un videojuego donde fuera necesario calcular fórmulas complejas, tendría un recorrido comercial muy escueto, por no decir inexistente. Sin embargo, realizar una serie de ejercicios sencillos, variados, y con un seguimiento que implique el reto de superar nuestros propios resultados, puede resultar un cóctel explosivo en cuanto a diversión y aprendizaje. Es el caso del videojuego Brain Training, del neurocientífico japonés Dr. Ryuta Kawashima.

Brain Training resultó de la adaptación de su homónimo en libro, para la consola portátil de doble pantalla Nintendo DS en 2005. Sujetando la consola en vertical como si de un libro se tratase, y gracias a su superficie táctil, se proponía al jugador una serie de ejercicios diarios de cálculo y retentiva, con el fin de estimular aquellas áreas del córtex prefrontal, la zona del cerebro relacionada con las funciones cognitivas, la creatividad, o de interrelacionar conocimientos aplicables a tareas específicas.

Gracias a la capacidad interactiva que el videojuego tiene como medio, Brain Age combina diferentes pruebas de cálculo (realizar una serie de sumas, restas y multiplicaciones sencillas en el menor tiempo posible) de retentiva (memorizar una secuencia lógica y repetirla) o, cual pasatiempo, realizar un sudoku. entre otras pruebas. Lo maravilloso de este videojuego, es la capacidad para retar al jugador a batirse a sí mismo, detectando la mejoría del usuario, añadiendo dificultad a los retos en consecuencia, y mostrando la evolución de nuestro progreso diario, mientras se insta al jugador a seguir rejuveneciendo su cerebro.

¿El resultado? Si bien existen opiniones enfrentadas entre la comunidad científica (algo muy saludable, dado que el escepticismo es un pilar fundamental en el estudio de las ciencias empíricas) en concreto sobre la capacidad de aplicar los beneficios adquiridos en otros ámbitos de la vida (por ejemplo, por muchos reflejos que se puedan adquirir resolviendo operaciones matemáticas rápidamente, no significa que puedas aplicarlos a la hora de evitar un obstáculo inesperado cuando caminas por la calle) Pero eso implica que en algunos concretos sí que se mejore significativamente: Mantener ágil el cerebro gracias a Brain Training permite no fallar en situaciones que van desde tan cotidianas, como repasar la cuenta de un restaurante en cuestión de segundos, hasta otras más complejas como hacer el balance de cuentas de la empresa.

Minecraft (Sí, Minecraft)

El popular videojuego de mundo abierto tiene su propia versión dedicada al aprendizaje (Minecraft Education Edition) como una gran plataforma educativa, y con una enorme comunidad detrás de profesores y estudiantes, que si bien engloba una gran cantidad de disciplinas gracias a su capacidad para construir un entorno virtual, nos centraremos en aquellas prácticas que engloban ejercicios matemáticos

Aprender fractales y todo tipo de geometría, probabilidad, cálculo de superficie y volumen, porcentajes, economía, etc. La cantidad de lecciones y desafíos que se pueden encontrar en Minecraft Education Edition es descomunal, como ejercicios listos para descargar y aplicar en casa o en el aula. Pero dada la naturaleza colaborativa de la plataforma, podemos a su vez crear nuestras propias prácticas para compartirlas con nuestros alumnos y el resto del mundo.

¿Qué tal un ejercicio de pesadas con los peces que pescamos? ¿o mejor un sistema de programación computacional básico de variables haciendo que una vagoneta llegue a su destino seleccionando los diferentes carriles? El límite lo pone la imaginación del creador con esta potente herramienta.

Otros videojuegos de matemáticas

Continuando con el esquema del artículo anterior, tras comentar los máximos exponentes y que más éxito han cosechado (pues no debemos olvidar que el videojuego, a día de hoy, se mueve masivamente en el ámbito del ocio y entretenimiento) nunca está de más mencionar otras opciones que usan el medio para ayudar a comprender y practicar las matemáticas, incluso si no se desarrollaron específicamente para ello.

El más famoso en cumplir esta pauta es, sin duda, Tetris. La obra del ingeniero informático Alekséi Pázhitnov que cautivó al mundo, hasta el punto de hacer creer al servicio de inteligencia estadounidense, que era un invento soviético para desestabilizar a la población occidental. Nada más lejos de la realidad, la abundante bibliografía de estudios sobre este videojuego, evidencian una notable mejoría en la capacidad espacial, y de abstracción para la comprensión de las ciencias puras (además de cerrar los ojos y ver tetriminos caer por todas partes)

Gravity Simulator, el cual se puede probar en el navegador directamente a través de este enlace, es una pequeña genialidad para aprender a ejecutar fórmulas complejas con masa y velocidad, permitiendo generar nuestros propios sistemas solares, y comprobar en la práctica como interactúan los diferentes cuerpos celestes que establecemos en ellos.

Para finalizar este artículo, no queríamos olvidarnos de los más pequeños y de cómo empezar a introducir aritmética de una forma divertida, puede resultarles en un gran beneficio. Para ello tenemos en dispositivos móviles Mathland, con la que aprender mientras se disfruta de una apasionante aventura de piratas.

  • Share
Compartir