logo_quasar
icono_email
Artículos Realidad Mixta

Realidad inmersiva y virtual en Valencia StartUp Market

Jose Corpa

25.10.2021

Realidad Virtual

evento

valencia

innovacion

realidad inmersiva

startup

Hablábamos este fin de semana de Valencia StartUp Market, el evento que concentró al talento valenciano durante dos jornadas, y donde el gran público pudo aprender y disfrutar de experimentar con las tecnologías más disruptivas de forma amena y didáctica. La disrupción tecnológica es cada vez mayor, y por ello aquella que sumerge a su beneficiario y lo pone en el centro, cobra cada vez mayor relevancia. Hablamos hoy de la realidad inmersiva y virtual.

¿Qué es la Realidad Inmersiva?

Si bien no es la primera vez que hablamos de ello, nuestra colaboración en la tercera edición del evento Valencia StartUp Market supone un buen caso de uso para entender en qué consiste esta tecnología y los beneficios que aporta, además de tener la oportunidad de que cualquiera pueda tocarla y, sobre todo, sentirla.

Entendemos por realidad inmersiva, la combinación de tecnología y software que traslada al usuario a un entorno diferente al que se encuentra físicamente, a través de la percepción de los sentidos. Este concepto, que resulta complicado de entender sobre el papel, se comprende en cuestión de segundos nada más experimentarse por primera vez.

A través de la vista ocupando todo el ángulo de visión, a través del oído percibiendo sonidos acordes a lo que está visualizando, a través del tacto, empleando tecnología háptica por la cual se pueden percibir con las manos o el cuerpo objetos que en realidad no existen. E incluso se puede experimentar con el olfato acompañando la experiencia con difusores de aromas.

Asimismo, es conveniente precisar que la realidad virtual no es lo mismo que la realidad inmersiva per se. De la primera, cada vez más democratizada con visores que poco a poco van penetrando en el mercado y abrazados por las diferentes audiencias, hablamos de un entorno generado en 3D y procesado en tiempo real, bien sea por el visor de forma autónoma como hace Oculus Quest 2 (con ciertas limitaciones respecto al hardware) bien porque dicho visor va conectado a un equipo más potente para llevar a cabo el renderizado, como un PC con una tarjeta gráfica dedicada.

Respecto a la realidad inmersiva, lo que se busca a nivel visual es incluir elementos de la propia realidad en lo que se muestra al usuario, sin descartar elementos 3D como los de la realidad virtual. Esto implica que se abren nuevas soluciones que permiten otras formas de conseguir resultados muy similares, pero con menor coste y sin un impacto reseñable respecto a la interacción.

Ventajas y desventajas

La realidad virtual parte con la ventaja de que al estar bajo una experiencia completamente 3D en tiempo real, permite al desarrollador construir un entorno sin las barreras que la propia «realidad real» impone. Por ejemplo, se puede recrear el interior de la Estación Espacial Internacional sin necesidad de estar allí para hacerlo. Sin embargo, la realidad virtual presenta dos problemas que, si bien se reducen cada día, aún precisarán de tiempo para ser solucionados completa o parcialmente:

El problema principal son los costes de desarrollo: Dependiendo de lo fidedigno y el detalle que se quiera implementar, el precio de llevarlo a cabo puede dispararse. No es lo mismo desarrollar una experiencia para un visor autónomo, que por las propias limitaciones del dispositivo conllevará un modelado y texturizado modesto, que un enorme entorno híper detallado, que no sólo conllevará más personal, más tiempo de desarrollo y más herramientas para hacerlo realidad, sino que requerirá de un monstruoso PC con una idéntica tarjeta gráfica para moverlo con soltura… para cada visor.

La realidad inmersiva en cambio, y al englobar otro tipo de formatos, permite soluciones mucho más económicas sin dejar de lado la interacción. Desde el punto de vista del desarrollo, a través de vídeo 360 inmersivo podemos situar al usuario no sólo allí donde queramos, sino con un nivel de detalle completamente realista al ser vídeo, y que incluso puede desarrollarse en formato estereoscópico consiguiendo un resultado de profundidad total.

Llegados a este punto, la realidad inmersiva que conlleva el vídeo 360 tiene más limitaciones en cuanto a la interacción respecto a la virtual, pero eso no implica que carezca de ella: La tecnología permite que se pueda implementar puntos interactivos dentro de una secuencia, que pueda llevar a otras secuencias, incluir documentos, imágenes, y objetos 3D con los que interactuar de forma sencilla e intuitiva.

Respecto al punto de vista del usuario, a diferencia de la barrera de entrada que supondría un visor de VR (partiendo de los 350€) aquí sólo necesitamos un teléfono móvil que todo el mundo lleva en el bolsillo, y unas gafas cardboard que pueden conseguirse por menos de 5€. Por ello, a la hora de llevar a cabo un proyecto bajo cualquier tipo de realidad, resulta clave saber qué tecnología aplicar antes de empezar.

Nuestra aportación a Valencia StartUp Market a través de Realidad Inmersiva

Todo reto pasa por tener una propuesta de valor a la hora de afrontarlo con éxito. En el caso de uso que da sentido a esta entrada, la organización precisaba de un POI (Punto de Información por sus siglas en inglés) donde poner en conocimiento de los asistentes todo el potencial del evento y resolver cualquier tipo de dudas, de la forma más eficiente posible.

Como habilitadores de innovación, nos pusimos manos a la obra para afrontar este reto aplicando nuestro conocimiento y experiencia en cuanto a tecnología disruptiva y el empleo de RLOs (Objetos de aprendizaje reusables) a través de ellos: Entre todas las partes implicadas (empresa y cliente) se define un objetivo, plazo y presupuesto, que se materializa en un documento de diseño con una oferta técnica. Una vez estudiado el desarrollo y la viabilidad ¡Adelante!

La propuesta de valor ha consistido en un primer clip promocional de video 360 donde Pilar Bernabé, teniente de alcalde para el desarrollo innovador de la capital, presenta el evento. De esta forma, el formato en el que el mensaje se transmite lleva automáticamente el peso de mostrar lo innovador del mismo.

Para la carpa del punto de información, visores autónomos con realidad virtual haciendo hincapié en la experiencia de usuario bajo un entorno futurista: los pasillos de una nave espacial donde se accede de forma rápida y sencilla a la información que se está buscando: Mapa, agenda de actividades, empresas participantes, eventos, etc navegando por menús con sólo dirigir la mirada hacia ellos, y obteniendo la información de forma instantánea.

En resumen, lo que pone de manifiesto este caso de uso, es la capacidad de adaptarse que tienen las empresas para ofrecer soluciones acordes a los retos planteados y así aportar valor. Aplicar una tecnología no adecuada, puede suponer no sólo que la solución no sea la ideal respecto al camino por el que se llega a ella, sino también un impacto económico que no genere el retorno esperado.

  • Share
Compartir