logo_quasar
logo_quasar
Artículos IoT

Internet of Things cambiará nuestras vidas

Raúl Hernández

Raúl

05.09.2018

Cisco

Internet of Things

Protocolo IPv6

Imagina poder saber si tienes que comprar, o no, manzanas, sin siquiera abrir el frigorífico. Esto, en un futuro, será posible.

Internet of Things, ese es el nombre de la fórmula que cambiará nuestras vidas. El castellanizado Internet de las Cosas es uno de los conceptos más importantes en la industria tecnológica en la que estamos situados. Su definición es sencilla, se basa en la interconexión entre productos, unos con otros, pudiendo establecer comunicaciones y, por ende, consiguiendo mayor inteligencia e independencia.

Una nueva posibilidad tecnológica

Esto será posible gracias al protocolo IPv6, que nos permitirá identificar todos los objetos. Con 2 requisitos básicos: que se encuentren conectados a Internet y que cuenten con dispositivos de identificación. De esta manera podremos saberlo todo acerca de ellos. El stock, el lugar en el que se encuentran geográficamente… los robos serían más fáciles de resolver y podríamos saber qué objetos se encuentran en funcionamiento y cuáles no.

Los dispositivos u objetos se conectan a la red a través de señales de radio de baja potencia, de hecho, este es uno de los campos que conlleva un mayor estudio sobre el Internet de las Cosas.

Una de las empresas que se encuentra más familiarizada con el concepto, y que busca su existencia inmediata, es Cisco. La empresa estadounidense ha creado un contador de conexiones, con este busca conocer cuántos aparatos, dispositivos o simplemente “cosas”, se hallan conectadas desde julio del 2013 hasta el año 2020.

Futuras aplicaciones del Internet of Things

La automatización, uno de los objetivos más perseguidos por el ser humano a lo largo y ancho de la historia, será posible. Un ejemplo claro de esto es el coche autónomo, ya que, al estar conectado con las señales de tráfico o semáforos, el automóvil, de manera totalmente independiente, será capaz de reducir la velocidad o frenar. Otras posibilidades serán las de controlar las luces de las calles, la automatización, también, del hogar o la supervisión de las máquinas.

Esto conllevará un impacto económico increíble y un mundo de posibilidades de un valor incalculable nos abrirá sus puertas. Ese es el futuro que nos espera con el Internet de las Cosas.

  • Share
Compartir