Comparte

Probamos la realidad virtual PlayStation VR

12/10/2016 / admin / Blog / 0 Comentarios

Que la realidad virtual va a cambiar la forma en que vemos cine, videojuegos o deporte es un hecho. Las gafas de realidad virtual están de actualidad y los cascos de PS4, Playstation VR, son su muestra más mediática.

Test PlayStation VR

La realidad virtual se asentará en la sociedad, sea en videojuegos, empresas o el sector sanitario. Probamos PlayStation VR y esto es lo que nos parece.

Sony ha presentado una de sus grandes apuestas para este año en cuanto a hardware. PlayStation VR es el casco de realidad virtual que llegará a todo el país durante el mes de octubre y Quasar Dynamics ha tenido la oportunidad de probar esta experiencia de realidad virtual para poder conocer mejor porqué, junto a HTC Vive y Oculus Rift, está destinada a cambiar las reglas de los videojuegos y de las aplicaciones inmersivas más allá del propio ocio interactivo.

Como usuario de videojuegos desde los años ochenta, he acudido hoy a un hotel céntrico de la ciudad del Turia con algunas dudas respecto a la experiencia real de este gadget. Nunca había probado hasta ahora nada parecido, ni los cascos mencionados anteriormente ni tampoco las gafas de realidad virtual para teléfonos móviles que se pueden conseguir en la actualidad. Ha sido, por lo tanto, la primera sesión de juego real con un aparato del que no sabía nada en cuanto a sus mecánicas ni sensaciones.

El resultado, tras apenas treinta minutos de prueba de demostraciones, ha sido más que satisfactorio. Al salir de nuevo a la calle me he preguntado al momento si debía reservar ya PlayStation VR, tengo ganas de más y eso es algo muy importante para la marca japonesa, tener un hardware que con apenas media hora de juego cree la idea al usuario de que ‘debe’ comprarse el casco sí o sí. Creo firmemente que, si bien no al principio con el poco software que habrá en octubre, PlayStation VR y sus hermanos de la competencia podrían convertirse en un nuevo estándar para el mundo de los videojuegos. Posibilidades hay muchas, y me imagino juegos de terror en primera persona, juegos de rol, deportes o acción con altos valores de producción próximamente. Videojuegos de decenas de horas, juegos como los que hay en PC y consolas, pero para la VR, dejando las demostraciones de los primeros meses de vida del hardware (muy satisfactorias, eso sí) en mero germen de algo todavía mayor.

 

PlayStation VR en directo

La primera demostración que me ha tocado probar ha sido Headmaster, un juego en el que toca rematar de cabeza los centros que salen despedidos desde detrás de la portería y desde los córneres. De pie y con un movimiento constante (no únicamente de nuestra cabeza) Headmaster se ha convertido en una amena experiencia que ha llamado la atención gracias a la exquisita reproducción de movimientos y físicas a la hora de rematar de cabeza. Si bien el balón no parece pesar mucho, el videojuego hace que nos esforcemos en rematar bien de cabeza, exactamente igual que en el fútbol real, casi con la misma intensidad para que el esférico salga disparado tal y como queremos.

Los minutos han pasado volando y en apenas unos remates se ha acabado una demostración que me ha puesto lo dientes largos con el avance de lo que será el producto final: un muestrario variado de pruebas, balones bomba, cuentas atrás y dianas imposibles. Ha sido un mini juego gratificante de la que, la verdad, apenas esperaba nada. Eso sí, también ha llamado la atención el oscurecimiento innecesario de un juego de rematar balones, de noche en un campo de fútbol sin apenas focos. Estas decisiones han contribuido a no quedar del todo contento con la reproducción gráfica de la demo. Todo lo contrario con lo que he sentido al jugarlo.

Until Dawn: Rush of Blood, una montaña rusa

Sin apenas tiempo de quitarme el sudor de la frente ya me he encontrado sentado en una silla y con un PlayStation Move en cada mano. Era el momento del videojuego que basa su estética y personajes (los enemigos) en el extraordinario videojuego de Supermassive Games. Estamos sentados en una vagoneta y se nos explica el simple funcionamiento de la demostración: un botón para disparar y movimientos de mano hacia arriba para cargar. No hay más.

Lo verdaderamente increíble de esta prueba lúdica no han sido los disparos a los enemigos, ni tampoco una ambientación desagradable dispuesta a llevarnos a un tren de la bruja de lo más siniestro; lo mejor de la experiencia ha sido la sensación ‘real’ de que estamos en una vagoneta y recorremos los raíles de una vía. Sin duda, lo mejor ha sido poder tomar una bajada a toda velocidad y sentirme como si estuviera en el Dragón Kahn. He estado en una montaña rusa y he sentido las mismas sensaciones (ese picazón en la boca del estómago, ese abrir los ojos como platos) que si estuviera en una real. Pero he estado sentado. Con esta demostración uno se pregunta qué es lo que nos espera en el futuro de la VR, uno se siente esperanzado. ¿El resto? A resaltar el excelente uso de los Move como armas, la manera en que las sostenemos y recargamos. Me he sentido un verdadero pistolero. Al igual que en London Heist…

La tercera y última demostración será parte importante del recopilatorio de mini juegos PlayStation VR Worlds. London Heist, que como sabéis toma referencias no demostrables de otro juego de Sony: Th Getaway empieza en un coche en medio de una autopista londinense. Los primeros minutos transcurren con tranquilidad y podemos ir jugando con los Move (nuestras manos virtuales y más tarde pistolas).

Es increíble ver cómo podemos aumentar la música que suena en la radio, así como cambiar de emisora, abrir la puerta del coche, coger refrescos, etc. Tras unas pocas explicaciones toca ponerse a disparar, que de eso va la demo. Motocicletas y coches nos adelantarán y nos dispararán. Nosotros, con la pistola en una mano y la otra libre para ir cogiendo cargadores de la bolsa que hay entre los asientos, tendremos que acabar de nuevo. Otra experiencia corta y enormemente inmersiva que demuestra de lo que la VR es capaz de hacer. Sin duda, me he sentido satisfecho al acabar de jugar, con ganas de más, pues esa media hora ha sabido a poco. Desde PlayStation lo saben, y por eso me dejan con ganas de probar más videojuegos.

No sé si la realidad virtual, o en concreto PlayStation VR será el futuro de los videojuegos o se quedará en mera anécdota, lo que está claro es que tiene capacidad para reproducir sensaciones reales al jugador. Si las empresas crean buen software para estos dispositivos, me veo en 2020 todavía con el casco en la cabeza.

Se el primero en comentar “Probamos la realidad virtual PlayStation VR”